Una de las finalidades de la OEI es impulsar la educación para la ciudadanía que contribuya a reforzar los valores democráticos y solidarios en toda la sociedad iberoamericana. No se trata solo de que los alumnos reciban clases teóricas sobre educación cívica, sino también de que vivan en ambientes escolares plurales, participativos y justos, que los preparen para el ejercicio futuro de sus derechos y deberes cívicos.

Es preciso, por tanto, fomentar la participación en el ámbito escolar y propiciar un clima en el que aprendan a vivir juntos fraternalmente, a valorar las diferencias de todo tipo y ser solidarios. Mediante el arte, el deporte, el juego, el trabajo colaborativo, la resolución de conflictos y diversas experiencias de aprendizaje, se propone que aprendan a convivir desde una ética del cuidado de sí mismos, de los otros y del mundo que les rodea.